Español - English
   

Evidencia > Teoría de la Panspermia

   
 
     
  Teoría de la Panspermia  
     
 

Después de leer este artículo sobre Panspermia, el origen de la vida en la Tierra queda seriamente cuestionado, abriendo inevitablemente la ventana al cosmos... ¿De dónde procede la vida en la Tierra? Creo que a lo largo de este excelente artículo preparado por Sagrario Arana para Exopolítica España, se deconstruye la idea de que la vida se originó de la nada únicamente en la Tierra hace varios miles de millones de años, vida la cual ha ido evolucionando azarosamente hasta, de forma espontánea, dar como resultado a la inteligencia humana y el gran potencial humano y espiritual. Creo que el gran astrónomo y matemático inglés Sir Frederick Hoyle, lo deja muy claro: 

 

¿Cuáles son las posibilidades de que un tornado que pase por un lote de basura que tiene todas las partes de un avión, accidentalmente se junten y creen otro avión listo para despegar? Las posibilidades son tan remotas e insignificantes incluso si un tornado pasara por todos los lotes de basura del universo. O es tan improbable que una proteína de hemoglobina, con sus 141 aminoácidos, sea formada de una sola vez por selección como el que un huracán que arrasara un desguace de chatarra ensamblara un avión Boeing 747. Esto significa que no es posible que la célula pase a existir por medio de coincidencias, y por lo tanto, de modo definido, tiene que haber sido "creada".

 
 
     
 

El origen de la vida es una cuestión primordial para entender quiénes somos, ya que de aquí se derivan un conjunto de valores sociales que estructuran la manera como una civilización funciona. Como introducía en Razón de Ser, hemos dado por sentado que la Teoría de la Evolución de Darwin, de la evolución de las especies, de la supervivencia del más fuerte, es la "verdadera teoría". No nos hemos parado a pensar la cantidad de agujeros que tiene tal teoría, y por tanto, las grandes consecuencias que tiene de no ser acertada para nuestra civilización, y su funcionamiento. 

Sin duda alguna, empezar a mirar al Espacio Exterior, al Cosmos, para encontrar una explicación a nuestra presencia consciente en la Tierra tiene más sentido, porque no estamos asilados del espacio exterior. Bajo el Paradigma de Exopolítica, cuando Frederick Hoyle habla de la necesidad de un creador, cabría la posibilidad de haber sido creados por civilizaciones extraterrestres mucho más avanzadas... sea como sea, la Teoría de la Panspermia abre la posibilidad a que la vida en la Tierra vino del exterior, y si esto es cierto, ¿cómo surgió la vida en el exterior...? Aquí os dejo con este fascinante viaje a través del Origen de la Vida.

 
 

Pepón Jover

 
 

Mayo 2008

 
 
 
     
 
     

  - ¿De dónde surge la vida?
 
  - Historia de la Panspermia
  - Diversos Tipos de Panspermia
  - La Panspermia Firme
  - Teoría de la Ascendencia Cósmica
  - Panspermia, una alternativa al Darwinismo
  - Críticas a la Panspermia
  - Evidencia que apoya la Panspermia
  - Situación Actual de la Teoría de la Panspermia
  - Líneas de Investigación
 
  • Células Bacterianas a 41Km de distancia de la superficie de la Tierra
  • La "Lluvia Roja" de Kerala.
  • Partículas Orgánicas y de Arcilla en el Cometa Temple 1
  • Formas de Vida en Meteoritos Marcianos
  - El Universo, ¿Una estructura Intelectual?
  - Referencias
 
  - Artículos de Interés
  - Videos y documentales  
     
 
     
 
 
     
 

¿De dónde surge la vida?

La cuestión del origen de la vida en la Tierra, ha generado en las ciencias de la naturaleza un campo de estudio especializado cuyo objetivo es elucidar cómo y cuando surgió.

La Astrobiología es el paradigma científico que explora el origen del universo y el origen de la vida. Trata de definir el fenómeno de transición de la materia del estado prebiótico (antes de la vida) a las condiciones bióticas. Requiere del trabajo científico interdisciplinario de astrofísicos, biólogos, matemáticos, geólogos, ingenieros y otros científicos.

Estos conocimientos, constituyen un prerrequisito para entender el origen de la vida. Las preguntas fundamentales en astrobiología son:

1)      ¿Cómo inició la vida?

2)      ¿Cómo evolucionaron las formas primitivas de vida?

3)      ¿Existe la vida en otro sitio del universo?

¿Cuál es el futuro de la vida en la tierra y más allá de nuestro planeta?

La opinión más extendida en el ámbito científico establece la teoría de que la vida evolucionó de la materia inerte en algún momento entre hace 4.400 millones de años, cuando se dieron las condiciones para que el vapor de agua pudiera condensarse por primera vez y 2.700 millones de años, cuando la proporción entre los isótopos estables de carbono (12C y 13C), de hierro (56, Fe 57Fe y 58Fe) y de azufre (32S, 33S, 34S y 36S) inducen a pensar en un origen biogénico de los minerales y sedimentos que se produjeron en esa época y los biomarcadores moleculares indican que ya existía la fotosíntesis.

Además entrarían aquí ideas e hipótesis sobre un posible origen extraplanetario o extraterrestre de la vida, que habría sucedido durante los últimos 13.700 millones de años de evolución del Universo conocido tras el Big Bang.

El cuerpo de estudios sobre el origen de la vida constituye un campo limitado de investigación, a pesar de su profundo impacto en la biología y la comprensión humana del mundo natural. Los progresos en esta área son generalmente lentos y esporádicos, aunque aún atraen la atención de muchos, dada la importancia de la cuestión que se investiga. Existe una serie de observaciones que apuntan a las condiciones fisicoquímicas en las cuales pudo emerger la vida, pero todavía no se tiene un cuadro razonablemente completo acerca de cómo pudo ser este origen.

Existen diversas teorías que tratan de responder a la pregunta sobre el origen de la vida. Una división inicial diferencia entre la posibilidad o no de que la vida evolucione a partir de la materia no viva: abiogénesis vs. biogénesis:

Es una antigua teoría biológica que sostenía que podía surgir vida animal y vegetal de forma espontánea, a partir de la materia inerte. Se trataba de una creencia popular profundamente arraigada. La observación indicaba que surgían gusanos del fango, moscas de la carne podrida, cochinillas de los lugares húmedos, etc. Así, la idea de que la vida se estaba originando continuamente en la Tierra a partir de esos restos de materia orgánica se denominó generación espontánea.

Esta teoría fue defendida por Aristóteles, quien proponía la generación espontánea de las formas de vida inferior. Este proceso era el resultado de interacción de la materia no viva con fuerzas capaces de dar vida a lo que no tenía. A esta fuerza la llamó entelequia.  Esta teoría, junto con la creación divina de las formas superiores de la vida, y apoyada posteriormente por teólogos como Tomás de Aquino y por científicos como William Harvey e Isaac Newton fue la preferida por la ciencia durante más de dos mil años.

A partir del siglo XVII, varios experimentos demostraron que los seres vivos se forman solamente a partir de seres vivos. En la segunda mitad del siglo XIX, Luis Pasteur realizó una serie de experimentos que probaron definitivamente que también los microbios se originaban a partir de otros microorganismos. Fue él quien comprobó que en el aire había una gran cantidad de microorganismos, lo cual constituyó una prueba concluyente que terminaba con la teoría de la generación espontánea, al menos en la forma enunciada inicialmente.

Teoría del origen físico-químico de la vida (Paradigma Oparin – Haldane):

En 1920 el bioquímico ruso Alexander Oparin y el genetista inglés J.B.S Haldane, separadamente, reavivaron la doctrina de la generación espontánea de una forma más sofisticada.

La suya es una teoría del origen físico-químico de la vida, conocida como Paradigma Oparin – Haldane. Se basa en las condiciones físicas y químicas que existieron en la Tierra primitiva y que permitieron el desarrollo de la vida.

De acuerdo con esta teoría, en la Tierra primitiva existieron determinadas condiciones físicas y químicas, de temperatura, así como radiaciones del Sol que afectaron las sustancias que existían entonces en los mares primitivos. Dichas sustancias se combinaron de tal manera que dieron origen a los seres vivos. Esta teoría sugiere que los océanos pre-bióticos de la tierra —muy diferentes de sus correspondientes actuales— habrían formado una "sopa caliente diluida" en la cual los compuestos orgánicos, los constituyentes elementales de la vida, se pudieron haber formado. Esta idea se llamó biopoesis, es decir, el proceso por el cual la materia viva surge de moléculas autorreplicantes pero no vivas.

Apoyándose en esta teoría, en 1953, los químicos americanos Stanley Miller y Harold Urey demostraron que, varios aminoácidos podían ser sintetizados químicamente a partir de amoniaco (NH3) y metano (CH4).  Este experimento, sigue siendo famoso y el paradigma Oparin – Haldane aún prevalece actualmente.

Más allá de la observación trivial de que la vida existe, es difícil probar o falsar la abiogénesis; por tanto, la hipótesis tiene muchas críticas, tanto de la comunidad científica como desde posiciones no científicas. No obstante, la investigación y la generación de hipótesis continúan con la esperanza de desarrollar un mecanismo teórico satisfactorio de la abiogénesis.

Como opuesto a abiogénesis, el término biogénesis se utiliza para afirmar que la vida se puede transmitir solamente a partir de seres vivos, que todos los organismos visibles surgen sólo de gérmenes del mismo tipo y nunca de materia inorgánica. Omne vivum ex vivo.

La emergencia de moléculas primigenias es un misterio. Dos paradigmas intentan explicarla: Uno sugiere que la vida surgió en la tierra, el otro, que se originó en otro sitio del universo y que compuestos prebióticos o formas primitivas de vida llegaron a la tierra viajando como pasajeros del material cósmico. Ninguna posibilidad es excluyente.

Actualmente no hay un verdadero modelo "estándar" del origen de la vida. Los modelos más aceptados se construyen de uno u otro modo sobre cierto número de descubrimientos acerca del origen de los componentes celulares y moleculares de la vida.

CRÍTICAS AL MODELO DE ABIOGÉNESIS

El moderno concepto de abiogénesis ha sufrido las críticas de los científicos a lo largo de los años. Los astrónomos Sir Fred Hoyle y Chandra Wickramasinghe fueron críticos de la abiogénesis. En concreto Hoyle rechazaba que la evolución química pudiera explicar el origen natural de la vida: su argumento se basaba principalmente en la improbabilidad de que lo que se estima que fueron los componentes necesarios llegaran a agregarse por la evolución química. Aunque las teorías modernas tratan este argumento, Hoyle nunca vio la evolución química como una explicación razonable. Hoyle prefería la panspermia como una explicación natural alternativa del origen de la vida en la Tierra. 

También el físico Hubert Yockey criticaba la abiogénesis en el sentido de creerla más cercana a la teología que a la ciencia.

Otros científicos han propuesto contrapuntos a la abiogénesis, como Harold Urey, Stanley Miller, Francis Crick (biólogo molecular) y también cabría alinear en este sentido la hipótesis de la panspermia dirigida de Leslie Orgel.

La hipótesis de la panspermia es una alternativa a la abiogénesis terrestre. Sugiere que las "semillas" o la esencia de la vida prevalecen diseminadas por todo el universo y que la vida comenzó en la Tierra gracias a la llegada de tales semillas a nuestro planeta. Se basa en la comprobación de que ciertos organismos terrestres (ciertas bacterias, cianobacterias y líquenes) son tremendamente resistentes a condiciones adversas y que eventualmente pueden viajar por el espacio y colonizar otros planetas.

La ventaja de las hipótesis de un origen extraterrestre de la vida primitiva es que incrementa el campo de probabilidad para que la vida se desarrolle. No se requiere que se desarrolle en cada planeta en el cual se halle, sino más bien en una sola localización y posteriormente se extiende por la galaxia hacia otros sistemas estelares a través del material cometario. Esta idea ha recibido impulsos debido a recientes descubrimientos sobre microbios muy resistentes.

Historia de la Panspermia

Panspermia es la hipótesis que sugiere que las "semillas" o la esencia de la vida prevalecen diseminadas por todo el universo y que la vida comenzó en la Tierra gracias a la llegada de tales semillas a nuestro planeta.        

Esta idea es inicialmente defendida hacia el año 450 a.d.C por el filósofo griego Anaxágoras de Jonia, quien propuso que todas las cosas vivas brotaron de ciertas omnipresentes “semillas de vida”. Él fue el primer defensor de la teoría de que la vida en la tierra fue sembrada desde el espacio.

Unos 2.300 años después, durante la década de 1830, el químico sueco Jons Jackob Berzelius confirmó que en ciertos meteoritos se podían encontrar compuestos de carbono “caídos del cielo”. Sin embargo, a pesar de que el mismo Berzelius mantenía que esos carbonatos eran contaminantes originados en la propia Tierra, su hallazgo contribuyó a la concepción de teorías propuestas por pensadores posteriores, tales como el médico Hermann Ritcher quien en 1865 acuñó el término panspermia usando el griego παν- (pan = todo) y σπερμα (sperma = semilla)

El 1879 la panspermia recibió su primer tratamiento real por parte de Hermann von Helmholtz, el físico alemán que formuló una de las leyes básicas del universo: el principio de conservación de la energía. Él fue uno de los primeros científicos que vinculó la materia interestelar con el surgimiento de la vida terrestre. Helmhotz sospechaba que las moléculas orgánicas (los compuestos a base de átomos de carbono que conforman a todos los seres vivos) habían llegado a la Tierra empaquetadas en cometas y meteoritos. Por la misma época, el físico William Thomson, más conocido como Lord Kelvin dio también su apoyo a la teoría de panspermia, cuando la calificó de “tosca y visionaria, pero indudablemente científica”.

Pero fue otro químico sueco, el ganador del premio Nobel de 1903 Svante Arrhenius, quien popularizó en 1908 el concepto de que la vida se originó en el espacio. Quizás resulte sorprendente el hecho de que la idea estaba basada en la noción de que la presión de la radiación del Sol (y de otras estrellas) “soplaba” microbios por todos lados como diminutas velas solares, y no por haber hallado los compuestos de carbono en los meteoritos rocosos.

En su libro Worlds in the Making, proponía la teoría de que toda la vida en la Tierra surgió a partir de “semillas” llegadas desde el espacio. Según decía, en tiempos pretéritos, formas de vida muy simples (esporas) fueron escapando de las atmósferas de lejanos planetas con vida, vagando entre los mundos, y llevando la chispa vital. Un verdadero desparrame de semillas biológicas que había llegado hasta aquí. Y por eso, Arrhenius hablaba de “Panspermia” (“semillas por todas partes”). De esta forma, esta teoría, equipara al planeta con un óvulo que es fecundado por uno o varios espermatozoides siderales: los cometas y los meteoritos.

En 1961, el bioquímico catalán Joan Oró, uno de los precursores de la teoría de la panspermia, especuló con la posibilidad de que los cometas habrían aportado a la Tierra un gran número moléculas orgánicas. Ocho años después se realizaron meticulosos análisis de un meteorito caído en Australia, y se hallaron 74 aminoácidos distintos, 250 tipos de hidrocarburos y las cinco bases que forman el ADN y al ARN (adenina, guanina, citosina, timina y uracilo). Otros estudios han dado resultados equivalentes.

A partir de 1970, la teoría de la panspermia es presentada formalmente por los astrofísicos británicos Fred Hoyle y Chandra Wickramasinghe, al anunciar que sus mediciones de ondas infrarrojas indicaban la presencia de bacterias en la materia interestelar.

  “Yo me baso en las observaciones -declaró Hoyle en una entrevista- yo no digo ‘es absurdo que haya bacterias en el espacio’. La conclusión encaja con las observaciones, entonces es la mejor teoría que tenemos. No me importa si es absurda. Así que no dudé en publicarla. Eso, por supuesto, fue el principio del desastre, del ridículo. ¡Ellos (sus detractores) saben! Nacieron para saber que las partículas en el espacio no son bacterias. Dios habló con ellos”.  

Al afirmar que la vida no surgió en la Tierra sino que llegó a nuestro planeta a bordo de cometas capaces de dispersar el mismo tipo de vida por diferentes mundos, esta teoría recuerda a nivel macroscópico lo que sucede en los reinos invisibles de la fecundidad humana.

La aparición de la vida ¿fue una consecuencia lógica de la química prebiótica? Fred Hoyle piensa que no:

  “La formación de una célula viva a partir de una sopa química inanimada es tan probable como el ensamblado de un 747 por un torbellino que pasa a través de un depósito de chatarra”.  

Si el tiempo para que se formaran las moléculas precursoras de la vida no fue suficiente, entonces ¿de dónde salieron esas moléculas? Dicen que del espacio exterior. Se han detectado compuestos orgánicos en el polvo interestelar, meteoritos, cometas y las atmósferas de Júpiter, Saturno y Titán. Dentro del meteorito Murchison, que cayó el 28 de septiembre de 1969 en Australia, se encontraron 18 aminoácidos.

 

Diversos Tipos de Panspermia

En la actualidad se diferencian varias tipos de panspermia:

  • Pseudo-panspermia, representa la llegada de compuestos orgánicos complejos procedentes del espacio exterior para constituir la sopa prebiótica como ingredientes de partida. Este concepto ya ha sido ampliamente aceptado.

  • Panspermia básica, que sostiene la idea de que la vida microbiana está presente en el espacio en cuerpos como cometas o asteroides y que puede alcanzar intacta la superficie de los planetas y reiniciar su evolución en ellos. Si estas formas microbianas escaparan en forma de fragmentos de un planeta tras el impacto de un meteorito, el fenómeno se denominaría como panspermia de impacto meteórico o litopanspermia. Se cree que estos viajes solo pueden ser interplanetarios.

  • Radio-panspermia Como hemos visto, fue Svante Arrhenuis, quien planteó que la radiación luminosa de las estrellas capturaba gérmenes y los impulsaba haciéndolos viajar por el espacio. Paul Becquerel demostró que estos supuestos gérmenes serían destruidos a causa de las radiaciones ultravioletas, las bajas temperaturas y el vacío casi absoluto.

  • Litopanspermia. A partir de los años 60 del Siglo XX cobró fuerza otro modelo, según el cual la vida podría viajar protegida en el interior de meteoritos, y haber llegado a nuestro planeta desde su lugar de origen. Sus principales defensores han sido los astrofísicos Sir Fred Hoyle y Chandra Wickramasinghe.

El hecho es que la supervivencia microbiana en el espacio quedó demostrada en 1969, cuando la nave Apollo XII trajo desde la Luna los restos de la sonda Surveyor III, enviada allí en 1967. Entre estos restos se encontraron colonias de microorganismos que habían sobrevivido al viaje de ida y vuelta a nuestro satélite, y para ello habían recurrido a piezas de goma como fuente energía.

  • Panspermia dirigida. Sugiere que la vida pudo ser distribuida por una avanzada civilización extraterrestre. Uno de los descubridores de la estructura del ADN, Francis Crick, ya habló de esta posibilidad. Al no encontrar pasos intermedios previos a la doble hélice, apuntó la hipótesis de que quizás el ADN hubiera llegado a nuestro planeta ya conformado, es decir, procedente de algún otro lugar en donde habría evolucionado

Francis Crack planteó esta idea en 1973 en un artículo publicado en conjunto con el químico Leslie Orgel en la revista Ícaro. En él argumentan que el ADN encapsulado dentro de pequeños granos pudo ser disparado en todas direcciones por tal civilización para diseminar la vida en el universo:

«Parece ahora improbable que los organismos vivos extraterrestres pudieran haber alcanzado la Tierra ya sea como esporas conducidas por la presión de la radiación de otra estrella o como organismos vivos incrustados en un meteorito. Como alternativa a estos mecanismos del siglo diecinueve, hemos considerado la Panspermia Dirigida, la teoría de que los organismos fueron deliberadamente transmitidos a la Tierra por seres inteligentes de otro planeta. Concluimos que es posible que la vida alcanzara la Tierra de esta manera, pero que la evidencia científica es inadecuada actualmente como para decir algo acerca de esa probabilidad. Prestamos atención a los tipos de evidencia que pudieran arrojar una luz adicional sobre este tema».

La panspermia moderna propone que, son los cometas los vehículos portadores. Los cometas pueden proteger a las células de la radiación cósmica y UV, pueden liberarlas en la alta atmósfera para ulteriormente descender suavemente hasta la superficie. Si como parece, las esporas bacterianas son inmortales, los cometas podrían transportarlas a través de toda una galaxia.

Según Hoyle, refrendar el papel de las bacterias como probable eslabón perdido y resolver su supervivencia en el espacio es sencillo, ya que estos microorganismos parecen resistirlo todo. De hecho, el ser humano lleva sobre la Tierra un millón de años, mientras las bacterias llevan 4.000 millones.

La Panspermia Firme

Hasta ahora hemos hablado sólo del origen de la vida en la Tierra o en cualquier otro planeta. La Panspermia Firme propuesta por Hoyle y Wickramansinghe amplía el concepto moderno de la panspermia para incluir también un nuevo concepto de evolución.

Aunque los autores aceptan el hecho de que la vida se desarrolló a lo largo de cuatro mil millones de años, afirman, por el contrario, que los programas genéticos para el salto a una evolución superior no pueden ser solamente explicados por mutaciones aleatorias y recombinación entre genes partiendo de organismos unicelulares, ni siquiera para periodos de tiempo tan largos. Su programación debe proceder de algún lugar más allá de la Tierra. Su teoría sostiene la tesis de que toda la vida tuvo que proceder del espacio. Incorpora por lo tanto, la panspermia original, del mismo modo que la Relatividad General lo hace con la Relatividad Especial.

En este concepto de panspermia, los genes que dan origen a los avances evolutivos no son transcritos copiándolos y modificando los errores dentro de un sistema bacteriano, sino que son instalados por transferencia genética. La importancia de la transferencia genética ha llegado a ser reconocida gradualmente en la corriente dominante de la biología actual.

La Teoría de la Ascendencia Cósmica

La Teoría de la Ascendencia Cósmica representa una nueva teoría relacionada con el origen y la evolución de la vida en la Tierra. Surge de  la fusión de las teorías Gaia de Lovelock y la Panspermia generalizada de Hoyle y Wickramansinghe. Constituye una teoría globalmente científica, verificable, en la que las evidencias se acumulan.

La Teoría Gaia fue enunciada en 1969 por el químico atmosférico James Lovelock, y apoyada y extendida por la bióloga Lynn Margulis. Se trata de un conjunto de modelos científicos de la biosfera en los cuales se postula que la vida fomenta y mantiene unas condiciones adecuadas para sí misma, afectando al entorno. Según la hipótesis de Gaia la atmósfera y la parte superficial del planeta Tierra se comportan como un todo coherente donde la vida, su componente característico, se encarga de autorregular sus condiciones esenciales tales como la temperatura, composición química y salinidad en el caso de los océanos. Gaia se comportaría como un sistema auto-regulador (que tiende al equilibrio).

En su versión más firme, la panspermia afirma que la vida inteligente sólo se puede derivar de vida inteligente anterior. Lógicamente, por lo tanto, la vida inteligente debe haber existido desde siempre, y lo que hemos llamado “progreso evolutivo” debería ser actualmente el desarrollo local de la vida pre-existente altamente evolucionada

Sostiene que la vida en la Tierra se generó de semillas procedentes del espacio, y que su evolución a formas superiores dependió de la programación genética incorporada. (Esta teoría acepta la teoría Darvinista de la evolución que no precisa de ninguna programación genética incorporada). La Ascendencia Cósmica implica que la vida tal y como la conocemos, únicamente puede proceder de nuestros antepasados, al menos los altamente evolucionados, y quiere decir que no pudo haber en el pasado, origen de la vida a partir de materia inerte.

Esta teoría es totalmente científica y no existe nada sobrenatural en la misma.  Responde a la crítica de que el darwinismo no explica el progreso evolutivo.

En la versión firme de la panspermia, la evolución Darwinista puede ocasionar variaciones que resulten de una o dos mutaciones puntuales y mediante selección natural conducir a la adaptación o a la microevolución, pero este proceso es diferente al macroevolucionario, que precisa de la totalidad de los nuevos genes distintos de los precursores conocidos conteniendo cientos de nucleótidos esenciales. En la panspermia firme, estos nuevos genes deben provenir de otra parte.

En esta teoría, la pregunta de “por qué hay vida inteligente”, representa una cuestión que la ciencia no puede contestar. La vida inteligente parece haber existido siempre. En tanto que el progreso evolutivo en un sistema cerrado no se demuestre que puede tener lugar, la ciencia puede seguir ahondando en este tema.

La Panspermia, Una Alternativa al Darwinismo 

En primer lugar, el relato Darwinista del progreso evolutivo carece de un modelo similar a las computadoras. Los modelos computables pueden cambiarse aleatoriamente y desarrollarse para solventar problemas preestablecidos, pero ningún programa informático ha demostrado la capacidad de componer nuevos programas que agreguen nuevas y sofisticadas características a si mismos, como parece haber sucedido en la evolución de la vida en la Tierra. Si hubiese sido así, habría establecido que el progreso evolutivo Darwinista habría sido posible.

Sin embargo, la teoría Darwinista tras 150 años de defensa activa, presenta algunas dudas entre determinados sectores científicos. No existe un modelo informático para la teoría evolutiva Darwinista, el proceso no ha podido ser demostrado en experimentos biológicos en sistemas cerrados y es considerada poco creíble por muchos científicos.

Hasta la aparición de la teoría de la panspermia, la ciencia creyó que nuestro planeta constituía un sistema biológico cerrado. Si fuese así, los experimentos del sistema cerrado hubiesen cursado con resultados favorables a favor del Darwinismo.

Pero el mero hecho de la posible existencia de la panspermia modifica enteramente la situación. No se puede proclamar con total seguridad que nuestro planeta constituye un sistema cerrado, por lo tanto, cualquier evolución biológica en nuestro planeta puede ser consecuencia de la expresión de genes adquiridos en cualquier otro lugar, es decir, que la totalidad de nuestro planeta está expuesto a la contaminación genética procedente del espacio.

Ahora sabemos que es posible la entrada en la biosfera de nuestro planeta de material biológico procedente de cualquier otro lugar del espacio. Esta posibilidad representa la alternativa científica al Darwinismo.

El BIG BANG

Debemos admitir por lo menos la posibilidad de que la vida en la Tierra pudo haber venido de otra parte y que los programas genéticos para una vida inteligente también lo pudieron hacer, pero ¿no podría haber sido la vida la que originase los productos químicos no vivos, en un determinado lugar?, ¿no podrían haber sido las procariotas las que hubiesen evolucionado hasta llegar a ser vida inteligente de facto, en algún momento del pasado?

El apoyo científico a estas propuestas constituye el Big Bang estándar. Si todo el Universo representa un experimento biológico cerrado que comenzó sin vida, los supuestos anteriores serían válidos, pero el Big Bang está demasiado lejano como evidencia y demasiado incierto como teoría para asentar la biología. Si la vida pudo surgir de productos químicos y realizar “de novo” progresos evolutivos, debería haber una evidencia más sólida que el Big Bang.

Críticas a la Teoría de la Panspermia

La teoría de la panspermia fue acogida con recelo cuando no directamente rechazada por la comunidad científica, al contraponerse frontalmente a la aséptica y convencional teoría de la “sopa primordial”, en la que el origen de la vida es un fenómeno químico espontáneo, que por azar surge dentro de un caldo de cultivo terrestre.

La crítica más frecuente a la teoría de la panspermia es que carece de interés porque no responde a las preguntas fundamentales sobre el origen de la vida, ya que se limita a trasladar la cuestión del origen de la vida a otro lugar.

  • Hasta hace 25 años, la panspermia se consideraba muy alejada de la realidad por varias razones:

  • Los microbios en el espacio morirían por la acción de la radiación.

  • Las células serían incapaces de continuar con vida después de un viaje interestelar de varios millones de años.

  • El calor desarrollado por fricción al entrar en la atmósfera esterilizaría cualquier forma de vida.

  • Existe escasa evidencia de la presencia de compuestos orgánicos complejos en el espacio.

  • Existe poco o nada de agua en otros planetas o en sus lunas.

Evidencia que apoya la Teoría de la Panspermia

Todas estas objeciones han ido cambiando en la medida en que se han dado a conocer nuevas pruebas:

  • 19 de mayo de 1995: dos científicos en el Politécnico de California demostraron que, las bacterias pueden sobrevivir sin ningún metabolismo por lo menos 25 millones de años; probablemente sean inmortales.

  • 24 de noviembre de 1995: el New York Times informó acerca de unas bacterias que podían sobrevivir a la radiación más intensa de la que jamás haya experimentado la Tierra.

  • 7 de agosto de 1996: La NASA anunció una evidente vida antigua fosilizada en el meteorito ALH 84001 de Marte.

  • 27 de octubre de 1996: científicos genetistas han demostrado que, muchos genes son mucho más antiguos que el fósil en el que se encuentran. Estudios posteriores han corroborado este descubrimiento.

  • 29 de julio de 1997: un científico de la NASA anunció la existencia de, formas de vida microscópicas fosilizadas en un meteorito procedente de un planeta desconocido.

  • Primavera de 1998: un microfósil fotografiado en 1966 que fue encontrado en un meteorito, fue reconocido por un microbiólogo ruso como bacteria magnetotactica.

  • Otoño de 1998: La postura pública adoptada por la NASA respecto a vida en el espacio, cambió radicalmente.

  • 4 de enero de 1999: La NASA reconoció oficialmente la posibilidad de que, la vida en nuestro planeta pudiera haber venido del espacio.

  • 19 de marzo de 1999: Los científicos de la NASA anunciaron que, dos meteoritos más, eran portadores de una evidencia fosilizada más clara, acerca de una posible vida en Marte.

  • 26 de abril de 2000: el equipo alemán que manejaba el espectrómetro de masas de la misión Stardust de la NASA, anunció la detección de grandes moléculas orgánicas en el espacio, aunque se desconoce cuál puede ser su origen.

  • 19 de octubre de 2000, un equipo de biólogos y un geólogo, anunció la reanimación de bacterias de hace 250 millones de años, confirmando así que las esporas bacterianas pueden ser inmortales.

  • 13 de diciembre de 2000: un equipo de la NASA demostró que los magnetosomas presentes en el meteorito ALH 84001 de Marte son de origen biológico.

  • Junio de 2002: científicos genetistas divulgaron la evidencia que el salto evolutivo de los chimpancés a los seres humanos, fue asistido por virus.

  • 2 de agosto de 2004: Se divulgaron por un científico de la NASA, fotos muy convincentes de una cianobacteria fosilizada en un meteorito.

  • 8 Sep de 2005: En el cometa Tempel 1 se descubre la presencia de compuestos orgánicos.

  • 25 January 2005: J. Craig Venter apoya la panspermia.

  • 10 May 2007: E. O. Wilson apoya la panspermia.

  • 18 Apr 2008: Richard Dawkins apoya la panspermia.

Situación Actual

Hoy en día, la hipótesis de la Panspermia ha logrado cierto grado de respetabilidad científica. A pesar de que la opinión ortodoxa sigue siendo que la vida ha evolucionado in situ en este mundo y, posiblemente en muchos otros, hay crecientes pruebas de que, al menos, algunos de los ingredientes para la vida, tales como aminoácidos, pueden haber caído del cielo, además de ser fabricados aquí en la Tierra.

Químicos prebióticos han sido detectados en nubes interestelares (similares a aquellas en que el Sistema Solar se formó), cometas y meteoritos. Por lo menos parece que algunos de los ingredientes para la vida, tales como aminoácidos, pueden haber caído del cielo, además de ser fabricados aquí en la Tierra.

Sin embargo, algunos investigadores han ido mucho más allá en sus especulaciones. En particular, Fred Hoyle y Chandra Wickramasinghe han argumentado persistentemente desde el decenio de 1970 que las sustancias orgánicas complejas, y quizás incluso primitivos organismos, podrían haber evolucionado en la superficie de los granos de polvo cósmico en el espacio y luego ser transportados a la superficie terrestre por cometas y meteoritos (ver la vida, en el espacio). La extraordinaria resistencia de algunos extremófilos, las esporas bacterianas, e incluso ADN expuesto, presta crédito a la opinión de que simples formas de vida pueden tener su origen entre las estrellas o sido capaces de sobrevivir a largos viajes interestelares.

Actualmente, está universalmente aceptado que, el espacio contiene los “ingredientes” de la vida. Su desarrollo podría constituir la primera pista hacia un cambio brusco del paradigma, pero la corriente científica dominante no ha aceptado la base principal de la panspermia moderna, que afirma, que las células sembraron la vida en la Tierra.

Líneas de Investigación:

En la actualidad existen varias líneas de investigación abiertas, que pretenden tener pruebas que avalan la panspermia:

  • CÉLULAS BACTERIANAS A 41 KMS. DE LA SUPERFICIE DE LA TIERRA

Jayant Narlikar, es un eminente astrofísico indio, director y fundador del Centro Interno Universitario de Astronomía y Astrofísica (IUCAA) de Pune (India). Se le considera uno de los principales expertos y defensores de la Teoría del Estado Estacionario en cosmología. Su trabajo sobre la gravitación en colaboración con Fred Hoyle, llamado la Teoría de Hoyle-Narlikar, propuso una síntesis entre la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein y el Principio de Mach.

En 2001 dirigió un experimento aéreo a gran altura con un globo aerostático. A bordo llevaba un equipo tomador de muestras que consistía en 16 cilindros que habían sido vaciados y descontaminados antes del lanzamiento. A medida que el globo ascendía en los cielos de la India, se absorbían bocanadas de aire a los cilindros. Uno a uno, los cilindros se llenaron automáticamente con muestras a diferentes alturas, variando entre 25 a 41 Km.

Una vez que la carga regresó a tierra, fue examinada en laboratorios de biología en Cardiff y Sheffield en Inglaterra. Los investigadores encontraron evidencia de células vivas en las muestras a 41 Km. Estas “bacterias” recuperadas a grandes alturas no podían ser cultivadas en las cajas Petri de laboratorio. De acuerdo con Narlikar, esto era importante para descartar contaminación de las muestras en el laboratorio – o sea que las células encontradas, claramente no eran bacterias comunes de laboratorio.

Este experimento fue el primer intento de demostrar que los sistemas biológicos existían a tales alturas.

Sin embargo, Narlikar admite que aún no sabe si la biología que ha encontrado viene de arriba o de abajo. Después de todo, quizá lo que él ha encontrado son terrícolas unicelulares volando a grandes alturas. Pero el investigador indio parece confiar en que vienen de arriba, porque los científicos atmosféricos le han dicho que aún durante las más fuertes erupciones volcánicas, la ceniza es lanzada a altitudes no mayores de 32 Km. Así que el hecho de que haya encontrado algo a 41 Km., y durante un período cuando no había erupciones volcánicas, habla de una posibilidad real de un origen extraterrestre.

Es innecesario decir que la panspermia sigue siendo una teoría “radical” y Narlikar dice que sus colegas dan la bienvenida a esta idea en una de dos formas. O bien protestan violentamente, evidenciando una especie de mente geocéntrica -como él lo llama-, o dan ánimos con precaución, hablando de un resultado interesante que debe ser explorado más a fondo.

Pero él acepta que la reacción a la panspermia es menos hostil hoy día de lo que lo fue hace 25 años, porque mientras tanto las bacterias han sido encontradas viviendo en condiciones extremas en la Tierra y en el laboratorio han sido puestas experimentalmente bajo condiciones muy severas y han sobrevivido. Así que la idea de panspermia ya no es considerada tan rara como lo fue en algún tiempo.
 

  • LA "LLUVIA ROJA" DE KERALA

El Dr Godfrey Louis, especialista en física del espacio, es el director de un proyecto de investigación que se lleva a cabo en Kochin University of Science and Technology, del estado de Kerala en la India. En abril de 2006, publicó un documento en la revista Astrophysics and Space Science en el que la hipótesis de que las muestras de agua de lo que se ha dado en llamar “la lluvia roja” tomadas de la lluvia recogida en el estado indio de Kerala en el verano de 2001, contienen microbios del espacio ultraterrestre.

Él relaciona el fenómeno con el paso de gran meteorito que cruzó sobre la costa de la India a una velocidad supersónica, y piensa que pudiera proceder de un cometa y que hubiera llevado las células que posteriormente cayeron sobre la Tierra.

En julio de 2001 tuvo lugar en Kerala, un estado de la India, un extraño fenómeno. Se trataba de unos chubascos que llegaban a ser de color rojo sangre, y que manchaban la ropa y marchitaban las hojas de los árboles. Este fenómeno se prolongó durante dos meses.

La primera explicación que se dio a tal coloración era que se podría deber a la arena transportada por los vientos desde Arabia. Sin embargo, la apariencia de esas partículas era de auténticas células biológicas con paredes espesas y una estructura interna. Un estudio realizado por el gobierno de la Indica concluyó que las partículas rojas eran células de algas que de algún modo habían sido lanzadas al aire y depositadas más tarde en la lluvia. Sin embargo, había dos problemas con respecto a esta idea. Por un lado, no existía ningún precedente histórico al respecto. Por otro, lo referente a la enorme cantidad de material que cayó: más de 50 toneladas de partículas rojas entre julio y septiembre del 2001. Eso es realmente una cantidad asombrosa de células de algas a crecer y a ser alzadas hacia la atmósfera de una sola vez.

En realidad, las características del fenómeno eran muy extrañas, y las explicaciones convencionales parecieron totalmente inadecuadas

En las conclusiones del estudio llevado a cabo por el Dr. Louis y sus colaboradores, se afirma que el fragmento cometario contenía una densa colección de células rojas, posiblemente de origen extraterrestre. Esta conclusión surge del análisis de varios aspectos asociados con este fenómeno, como el patrón geográfico y de distribución del tiempo de este fenómeno y la naturaleza de las partículas rojas. Estos son sus descubrimientos:

  • El fenómeno puede explicarse fácilmente si se asume que el origen de las partículas rojas es de fragmentos cometarios, que sufrieron una desintegración atmosférica sobre Kerala.
  • Hay evidencias correlacionadas que apoyan esa línea de pensamiento, como la explosión sónica de la entrada del meteorito, que precedió al primer caso de lluvia roja. El cuerpo cometario en cuestión debió contener una gran cantidad de esas partículas rojas, cuya cantidad se estima en más de 50.000 Kg.
  • El aspecto más importante del hallazgo es la naturaleza celular biológica de las partículas. Bajo el microscopio óptico, parecen celular biológicas. Además, el Microscopio de Transmisión de Electrones muestra una clara estructura celular (imagen). Su naturaleza orgánica es apoyada por la abundante presencia de carbono y oxígeno. Pero, a pesar de las indicaciones biológicas, las células no muestran presencia de ADN. La molécula genética del ADN está presente en todos los organismos vivos encontrados en la Tierra, de modo que la ausencia de ADN es un punto en contra de la naturaleza biológica de estas células.
  • Surge así la posibilidad de bio-moléculas alternativas en esas células, cuyo origen se sospecha que es extraterrestre. De este modo, las células podrían representar una forma de vida alternativa del espacio. Si éstas son dichas células biológicas, entonces su producción en grandes cantidades dentro de los cometas podría explicarse mediante la teoría de la panspermia.

Sorprendentemente, según el Dr Louis, estas partículas parecen ser capaces de dividirse y reproducirse, a pesar de que parecen no contener ADN, el código químico reproductivo que es común a todas las formas de vida sobre la Tierra. Por esta y otras razones, el Dr. Luis y su colaborador, Kumar, han rechazado todas las explicaciones ofrecidas hasta ahora sobre un origen terrestre.

Las conclusiones del estudio del Dr. Louis fueron recibidas con escepticismo por sus colegas: otros científicos y físicos Pero en marzo de 2006 recibieron apoyo internacional. El Dr. Milton Wainwright, del departamento de microbiología de la Universidad de Sheffield, en Gran Bretaña, quien por encargo del doctor Chandra Wikramesinghe, examinó algunas de las partículas de las muestras de la llamada “lluvia roja” apoya la teoría del Dr. Louis sobre que la lluvia podría pertenecer a una forma de vida alienígena.

Si el ADN es inidentificable, todas las posibilidades siguen abiertas. Pero si realmente no hay ADN, el misterio se profundiza y la explicación extra-terrestre se vuelve aún más probable - especialmente si es posible replicar los experimentos de reproducción realizados por el Dr Louis

Comentando el estudio en una rueda de prensa, el doctor Chandra Wikramesinghe, Director del Centro de Astrobiología de Cardiff, en el Reino Unido, dijo "lo que hace este estudio más importante aun es la semejanza de las partículas rojas con células vivas". "Si se demuestra finalmente que las células de la lluvia roja son de origen extraterrestre entonces sería uno de los descubrimientos más importantes en la historia de la humanidad.”

  • PARTÍCULAS ORGÁNICAS Y DE ARCILLA EN EL COMETA TEMPEL 1

El profesor Chandra Wickramasinghe es el director del Centro de Astrobiología de la Universidad de Cardiff. Fue estudiante y colaborador de Sir Fred Hoyle. Su trabajo conjunto en los espectros infrarrojos de polvo interestelar condujo al desarrollo de la moderna teoría de la Panspermia. Actualmente es reconocido como uno de los principales expertos mundiales en material interestelar y en los orígenes de la vida, y trabaja en la elaboración de métodos para la detección de procesos de la vida en el espacio.

El profesor Wickramasinghe afirma que los hallazgos de las sondas espaciales enviadas a investigar a los cometas muestran cómo se pudieron haber formado los primeros organismos. La misión Deep Impact del año 2005 al cometa Tempel 1 descubrió una mezcla de partículas orgánicas y de arcilla dentro del cometa. Una teoría de los orígenes de la vida propone que las partículas arcillosas actuaron como catalizador, convirtiendo moléculas orgánicas simples en estructuras más complejas. La misión Stardust del año 2004 al cometa Wild 2 encontró un conjunto de complejas moléculas de hidrocarburos: potenciales elementos de la vida.

El equipo de Cardiff afirma que los elementos radioactivos pueden conservar agua en estado líquido en el interior de los cometas durante millones de años, haciéndolos potencialmente “incubadoras” ideales para vida primitiva. También indican que los miles de millones de cometas de nuestro sistema solar y de la galaxia contienen mucha más arcilla que la Tierra primitiva. Los investigadores calculan las probabilidades de que la vida se originase en la Tierra antes que en el interior de un cometa en un millón de trillones (10 en una escala de 24) contra una.

En un artículo publicado en la Revista Internacional de Astrobiología en agosto de 2007, titulado “El origen de la vida en los cometas”, sus autores, los profesores Chandra Wickramasinghe,  Hill Napier y el doctor Janaki Wickramasinghe afirman:

“Los hallazgos de las misiones del cometa, que sorprendieron a muchos, refuerza la hipótesis de la panspermia. Ahora tenemos una idea de cómo pudo haber acaecido. Todos los elementos necesarios: arcilla, moléculas orgánicas y agua, están ahí. La amplia escala temporal y la gran cantidad de cometas hacen altamente probable que la vida se originase en el espacio más bien que en la Tierra”

  • FORMAS DE VIDA EN METEORITOS MARCIANOS 

Paul Davies es físico teórico, cosmólogo, y astrobiólogo. En la actualidad ocupa el cargo de Profesor de Filosofía Natural en el Centro Australiano de Astrobiología en la Universidad Macquarie. Su investigación se centra sobre el origen del universo y el origen de la vida, e incluye las propiedades de los agujeros negros, la naturaleza del tiempo y teoría cuántica de campos. Charles Lineweaver es un reputado astrofísico de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney (Australia)

Ambos aportan ahora una nueva teoría. En un artículo publicado en la revista Astrobiology proponen la probable existencia de vida extraterrestre sobre la Tierra, habitando en las profundidades del mar y de la tierra, en lagos contaminados, así como en las partes altas de nuestra atmósfera.

Basan su teoría en las condiciones hostiles que predominaron durante los primeros años de existencia nuestro planeta, que se vio sometido a un intenso bombardeo de asteroides y cometas, en un sistema solar expuesto a perturbaciones gravitacionales, que ocasionaban inestabilidad en el llamado cinturón de Kuiper, fuente del constante flujo de rocas hacia la Tierra. De acuerdo con su teoría, ninguna forma de vida pudo haber sobrevivido a los intensos choques ocurridos hace entre 4.550 y 3.500 millones de años, tiempo en el cual formas de vida surgían y eventualmente eran destruidas por los asteroides y cometas. Ambos tipos de cuerpos llevaban consigo -según los autores- complejas moléculas orgánicas, así como probablemente formas primitivas de vida con las que sembraron de vida la Tierra. De esta forma la vida pudo haber llegado a la Tierra, mezclando su material genético con el de las formas de vida nativas. Más aún, microorganismos sobrevivientes de antiguas colisiones, medrarían ocultos en las entrañas de la tierra, a la espera de ser descubiertos.

Davies y Lineweaver sugieren buscar evidencias de tal mezcla de genes en el genoma de los seres vivos, sobre todo en el llamado “ADN basura” en donde podrían estar oculta. Aunque reconocen la naturaleza especulativa de su teoría, estiman que el descubrimiento de que más del 95% del genoma humano está constituido de ADN inútil, que no contiene ningún gen y que parece muy estable, y de que más de la mitad del genoma humano consiste en secuencias repetitivas sin función conocida, señala que el mundo microbiano reserva todavía muchas sorpresas, una de las cuales podría ser la de la manifestación de vida extraterrestre en organismos de nuestro planeta.

Su conclusión es que los microbios extraterrestres podrían existir hoy en la Tierra y que probablemente han permanecido sin ser detectados a pesar de nuestros esfuerzos, lo que abre nuevas expectativas a las investigaciones biológicas.

El Universo, ¿Una Estructura Intelectual?

La Teoría de la Ascendencia Cósmica es una teoría científica seria, pero los argumentos que la avalan aún no han sido demostrados. Se trata de una hipótesis de trabajo, y muchos de sus detalles son especulativos.

En la Ascendencia Cósmica, la vida impone organización en la materia inanimada desde arriba hacia abajo. Las bacterias invaden un planeta sin vida y organizan su entorno. Son robots programados genéticamente para hacer un trabajo. Más tarde, los nuevos programas genéticos dentro de las bacterias ya, y los nuevos programas instalados por los virus y otros mecanismos de transferencia de genes, se activan en las bacterias para permitir evolucionar a las eucariotas y la vida multiceluar. El progreso de la evolución depende de la disponibilidad de los genes necesarios para cada paso evolutivo.

Podría haber un potencial mucho mayor en nuestros genes que el que se ha expresado hasta el momento. En cuanto a la aceleración de la curva de evolución hasta ahora, no debemos sorprendernos si la evolución continúa, produciendo aún más altamente organizadas formas de vida. La evolución, por el mismo proceso que nos ha traído hasta aquí bien podría llevarnos aún más lejos. Hoy en día, la ingeniería genética podría facilitar el proceso.

Las evidencias disponibles no demuestran nuestra ascendencia cósmica. Pero alcanzado este punto, la mejor razón para considerarlo es que el constante progreso evolutivo, así como el origen de la vida en nuestro planeta, no están satisfactoriamente explicados por el Darwinismo.

En la actualidad, la Teoría de la Evolución incorpora la genética de Mendel en el marco de la Teoría de la Evolución de Darwin. Esta teoría combinada es lo que se ha dado en llamar "neo-darwinismo". En palabras de Lynn Margulis: “El Neo-Darwinismo es un intento de reconciliar la genética mendeliana, que dice que los organismos no cambian con el tiempo, con el darwinismo, que afirma que lo hacen”

De acuerdo con este paradigma, la evolución es impulsada por el azar. Mutaciones aleatorias afectan a uno o unos pocos nucleótidos del ADN cada vez. Los grandes cambios provienen de la recombinación, un proceso genético en el que grandes secuencias de ADN son cambiadas, transferidas, o duplicadas. Estos dos procesos de mutación y recombinación crean nuevos significados en el ADN por afortunados accidentes. De acuerdo con el paradigma imperante, éste es el mecanismo que está detrás de la evolución.

Un problema con esta historia es que no es plausible. Sería lo mismo que decir que una gran obra de la literatura como El Quijote haya sido escrita, con puntos y comas, por una combinación casual de letras o de palabras, sin necesidad de que una inteligencia humana haya intervenido para redactarla. Sólo con una guía puede el azar dar lugar a frases o párrafos significativos. Pero la plausibilidad en el actual paradigma de la evolución es aparentemente innecesaria.

La gente común tiene la impresión de que hay ejemplos en la naturaleza que demuestran que la mutación y la posibilidad de recombinación pueden crear un nuevo significado en el código genético - nuevos genes. Sin embargo, los supuestos ejemplos de este fenómeno no son realmente un ejemplo. Consideremos la posibilidad de que las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos. Salvador Luria y Max Delbrück demostraron en 1943 que en las bacterias resistentes, descendentes de cepas preexistentes, los genes para la resistencia ya estaban disponibles en la reserva genética. A pesar de que algunos han discutido esta interpretación de sus experimentos, actualmente está bien establecido.

Sir Frederick Hoyle, el gran astrónomo y matemático inglés, creador, junto con Chandra Wickramasinghe de la teoría de la Panspermia Firme, escribe en  su libro "El Universo inteligente":

 

 

“Los evolucionistas confiesan que la probabilidad de que los átomos y las moléculas apropiadas se juntaran debidamente para formar tan solo una molécula proteínica sencilla es de 1 en 10 a la 113, este número es mayor que la cantidad total de átomos que se calcula para todo el universo. Los matemáticos consideran que cualquier suceso que tenga una probabilidad de ocurrir de menos de 1 en 10 a la 50 nunca sucede. Para la vida se necesita más que una simple molécula de proteína; tan solo para que una célula se mantenga activa se necesitan 2.000 diferentes proteínas, y la probabilidad de que todas ellas se presenten al azar es de solo 1 en 10 a la 40.000. Este cálculo desestima la  afirmación de la creación espontánea. (…)

La posibilidad de que los aminoácidos de una célula humana se puedan unir al azar, es matemáticamente absurda. La falta de credibilidad de la casualidad es matemáticamente demostrable con esta analogía: ¿Cuáles son las posibilidades de que un tornado que pase por un lote de basura que tiene todas las partes de un avión, accidentalmente se junten y creen otro avión listo para despegar? Las posibilidades son tan remotas e insignificantes incluso si un tornado pasara por todos los lotes de basura del universo. O es tan improbable que una proteína de hemoglobina, con sus 141 aminoácidos, sea formada de una sola vez por selección como el que un huracán que arrasara un desguace de chatarra ensamblara un avión Boeing 747. Esto significa que no es posible que la célula pase a existir por medio de coincidencias, y por lo tanto, de modo definido, tiene que haber sido "creada". En realidad una teoría así (que la vida fue montada o convocada por una inteligencia) es tan obvia que uno se asombra de por qué no es ampliamente aceptada como algo autoevidente. Las razones son psicológicas antes que científicas. La materia no puede generar vida por sí misma, sin una interferencia deliberada:

Si hubo un principio básico de la materia que de alguna manera condujo a los sistemas orgánicos hacia la vida, su existencia debería ser fácilmente demostrable en el laboratorio. Por ejemplo, uno podría tomar una bañera donde preparar el caldo primitivo, llenarla con cualquiera de los elementos químicos de naturaleza no biológica que le plazca. Después se puede bombear los distintos gases que más le guste sobre esos elementos químicos, o a través de ellos, e irradiar todo con el tipo de radiación que se le ocurra. Dejemos a continuación que el experimento prosiga durante un año y veamos después cuántas de las 2 mil enzimas (proteínas producidas por células vivas) han aparecido allí. Yo le daré la respuesta, así ahorra el tiempo, los problemas y los gastos para hacer el experimento. No encontrará nada en absoluto, excepto, posiblemente, un sedimento aglutinado compuesto de aminoácidos y otros elementos químicos orgánicos simples. Al observar el universo, uno debe darse cuenta de que es una estructura intelectual.

La verdaderamente desesperante situación en que nos encontramos es que aquí estamos, en este fantástico universo, sin ninguna pista que nos conduzca a pensar que nuestra existencia tiene un significado real. La vida no puede haberse producido por casualidad. Hay una Inteligencia coexistente con el universo y esta Inteligencia y el Universo se necesitan mutuamente.

 

 

Desde luego, los defectos de la teoría Darvinista existen. Sin embargo, el propósito principal de los defensores de la Teoría de la Ascendencia Cósmica se centran en demostrar que la misma resulta viable y aportar nuevos hechos científicos del proceso evolutivo y del origen de la vida en la Tierra.

Documento investigado y preparado por Sagrario Arana.

 
 
 
     
  Referencias  
     
   
  ¿Hay noticias publicadas en prensa sobre evidencia que hablan de la panspermia, como la lluvia roja?  
     
  05.01.2006 - Catástrofe del Columbia - Hubo Supervivientes.  
     
  28-Feb-2006 - El polvo de cometa posee indicios de materia orgánica.  
 

 

 
  31 de Marzo de 2006 - ¿Sembró la Tierra vida en el sistema solar?  
 

 

 
 

09-Aug-2006 - Moléculas orgánicas en diversos lugares del espacio

 
     
  02/12/06 - La NASA descubre materia orgánica en un meteorito.  
 

 

 
  14/08/2007 - Comet Probes Reveal Evidence of Origin of Life, Scientist Claim.  
 

 

 
  27 noviembre 2007 - La vida en los cometas  
     
  13.11.2007 - La teoría de la panspermia, según la cual la Tierra primitiva podría haber sido fecundada  
     
  August 13, 2007 - Fiery rock will test whether life came from space  
     
  August, 14 2007 - Comet probes reveal evidence of origin of life, scientists claim  
     
  August 14 2007 - Researcher Presents Origin-Of-Life Theory for Young Earth  
     
  13-11-2007 La vida pudo llegar a la Tierra desde Marte  
     
  16-12-2007 - Sobreviven los líquenes enviados al espacio, e incluso uno mejora su actividad  
     
  06-04-2008 - Los meteoritos sembraron proteínas zurdas  
     
   
  - Noticias y traducciones de Astrobiología, Astronomía, Astronáutica y Ciencia en general  
  www.astroseti.org/  
  - Cardiff centre for Astrobiology  
  http://www.astrobiology.cf.ac.uk/index.html  
  - Web de astrobiología (en inglés)  
  www.astrobio.net/news/  
  - Science & Nature Homepage  
   www.bbc.co.uk/science/space/vote/cometlife.shtml  
  - Web de Paul Davies  
  http://cosmos.asu.edu/  
  - The Internet Encyclopedia of Science  
  http://www.daviddarling.info/encyclopedia/ETEmain.html  
 

- Página del Dr. Godfrey Louis

 
  http://education.vsnl.com/godfrey/  
  - Espacial.org es un nuevo sitio no comercial, independiente, destinado a difundir y promocionar la Educación y la Cultura a través de la divulgación y enseñanza de la Astronomía, Ciencias Planetarias, Astronáutica y otros temas afines.  
  www.espacial.org  
  - Página con artículos científicos de astrobiología entre otros  
 

http://www.hispaseti.org/

 
  - Página oficial de Fred Hoyle  
  www.hoyle.org.uk/home.html  
  - Investigación y ciencia (Edición española de Scientific American)  
  www.investigacionyciencia.es/  
  - Web de astronomía (en español)  
  www.latinquasar.com  
 

- Página de Jayant Narlikar

 
 

http://meghnad.iucaa.ernet.in/~jvn/

 
  - The Meteoritical Society  
  http://meteoritics.org/Abst_42-9.htm#STEELE  
 

- Revista de ciencia (en inglés)

 
  www.newscientist.com/home.ns  
 

- Página con diversos contenidos de ciencia

 
  www.novaciencia.com/  
  - Página oficial sobre Cosmic Ancestry (en inglés)  
  www.panspermia.org  
 

- Web de astronomía (en inglés)

 
  www.universetoday.com/  
 
 
     
  Videos y Documentales  
     
  Documental de la National Geographic  
  Duración 8 min. Idioma: Español  
  Para ver en grande clicar encima del video.  
   
     
 

Subir